Aspectos contables y fiscales en el mundo de las franquicias

Antes de dar comienzo a un negocio para emprendedores online sería conveniente conocer todos aquellos aspectos a nivel fiscal y contable referentes a las franquicias en casa. Cabe decirse que los ingresos que se vayan produciendo como consecuencia de la firma de un contrato  de franquicia serán integrados en la renta, integrados como ingresos de su actividad empresarial a efectos de lo que sería el IRPF que corresponda (en el caso de que se trate de una persona física).

En el supuesto de que se tratará de una persona jurídica, estos ingresos o rentas serían tributados por el Impuesto de Sociedades al 35% con carácter general, o bien al 30% en el caso de aquellas pequeñas empresas cuya cantidad neta sea menor a un millón quininientos mil euros.

Cabe destacar, como resulta obvio, que en todos aquellos casos en los que de la relación entre el franquiciador y el franquiciado se desprenda la necesidad de emitir factura (claros casos de venta de mercancías del franquiciador al franquiciado o de otros servicios que el primero preste al segundo), la misma deberá emitirse conforme  a la ley, aplicando el tipo de gravamen que en cada caso corresponda.

Evidentemente y en lo referente a la contabilidad, decir que los ingresos que son generados como consecuencia de dicho contrato de franquicia son considerados como unos ingresos sobre la actividad, números que se deben integrar en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias que corresponda a cada ejercicio.

Tanto si se trata de persona jurídica como si se trata de persona física, los royalties que pague la persona interesada en la franquicia a la compañía por la cesión de la misma es un gasto que es deducible, por tratarse de algo necesario para desempeñar la actividad. En cuanto al IVA, el franquiciado deberá asumir las cuotas que le hará llegar el franquiciador, pudiéndolas deducir  con las limitaciones fiscales que existen en la normativa.

2013-05-08 15 05 22

Deja un comentario